Historia

portada

El CONSULTORIO BAUTISTA DE ANTOFAGASTA (en sus inicios llamado “Consultorio Materno-Infantil Bautista de Antofagasta”) es una entidad dependiente de la CONVENCIÓN EVANGÉLICA BAUTISTA DE CHILE, que está dispuesto al servicio de la comunidad antofagastina.

En el corazón de la misionera enfermera estadounidense Lois E. Hart, nació el deseo de formar una obra médico-misionera en Antofagasta y teniendo el apoyo de la enfermera chilena Belia Pérez, se empezaron a echar las bases para una futura obra médica.

Esta institución abrió sus puertas por primera vez en Abril de 1965 y ha continuado su labor de ayuda a la comunidad del sector norte alto de la ciudad de Antofagasta, sin haber interrumpido nunca sus funciones durante estos 49 años de trabajo.

¿Dónde se instaló? En la periferia de la ciudad, lugar que antes había sido campamento de gitanos y basural del sector. Aquí se instaló el edificio de hermosas líneas arquitectónicas, de lo que ha sido hasta hoy el Consultorio Bautista. El terreno fue donado por las oficinas de Bienes Nacionales destinados para bien comunitario y el edificio fue construido por la Sociedad Evangélica de Chile. Como este terreno donado era demasiado extenso para el Consultorio, decidimos que la mitad del terreno se donaría a la que hoy es la III Iglesia Bautista de Antofagasta. Así junto con el Consultorio se comenzó con la edificación del templo o más bien el salón educacional de la III Iglesia Bautista de Antofagasta.
¿Quiénes se controlaban en el consultorio? Muchos niños de ese sector se controlaban, desde recién nacidos hasta niños de 6 años (aproximadamente 1.692 niños).

¿Cuál era la atención de salud que se entregaba? Los niños recién nacidos hasta los niños de 6 años recibían atención de un programa nacional que el Servicio Nacional de Salud mantenía para bienestar de los niños; se evaluaba su talla y peso, además eran vacunados, recibían leche y alimentos suplementarios (los que tenían déficit nutricional). A sus madres se les entrega una educación periódica planificada con la idea que pueda dar mejor cuidado a sus hijos.
– Los niños de 3 jardines infantiles venían a controles mensuales de peso y talla.
– Los niños de 3 escuelas básicas eran controlados con la idea de pesquisar problemas médicos que podrían pasar inadvertidos al ojo del profesor. Una vez al año los niños de 1 a 8 años reciben vacunas que los protegen de la tuberculosis y de la difteria (BCG y Toxoide Diftérico). Estos niños también recibían educación programada sobre alcoholismo, tabaco, drogas y sexo.
– Otras actividades que se realizaban, era el centro abierto, las niñas del ejército de salvación, el club de alcohólicos “Despertar del Norte”.

La CONVENCIÓN EVANGÉLICA BAUTISTA DE CHILE, cree en un evangelio dinámico y activo, por lo tanto, el evangelio de Jesucristo se predica no sólo desde las Iglesias, sino que también lo hace desde sus instituciones de apoyo social, como lo es también la FUNDACIÓN BAUTISTA PARA AMAR en Temuco. Lo fundamental es que a través de estas instituciones, pongamos en práctica el amor de Cristo en nuestras vidas.

El CONSULTORIO BAUTISTA, nació debido una gran necesidad que existía en la ciudad de Antofagasta. Las autoridades de salud veían una tremenda carencia de atención médica en todo el sector norte alto de la ciudad, que era el más popular. Todo estaba centralizado en el hospital y las poblaciones periféricas tenían serios problemas para llegar al centro asistencial. Cuando la idea se presentó a las autoridades de salud, estas estuvieron felices que una institución privada pudiera contribuir a dar atención a los niños y mujeres de este sector.

Se realizaron los planos y estos fueron aprobados por el ingeniero del Servicio Nacional de Salud de ese entonces. En 1965 el edificio estuvo listo para su uso. El Sr. Intendente Nestor del Fierro fue encargado como autoridad máxima de la ciudad de cortar la cinta de apertura inaugural y así las puertas del Consultorio Bautista se abrieron para empezar la atención a una comunidad tan desprotegida de todo.

La política del CONSULTORIO ha sido siempre una muy antigua y simple “haced con otros como queráis que los otros hagan con vosotros”, palabras de Cristo y que se ha denominado “la regla de oro”.

El plan de trabajo, era el mismo que se aplicaba en todo el país, como política de salud nacional. El personal que trabajaba antiguamente era mixto, es decir, algunos funcionarios eran del Servicio Nacional de Salud y el resto era el personal propio del Consultorio siendo pagado por esta institución. También estaban las personas voluntarias y los universitarios de diferentes carreras de la salud que realizaban sus internados en nuestras dependencias.

Deseamos que el CONSULTORIO BAUTISTA pueda continuar sirviendo a la comunidad, estando siempre listo no sólo para dar salud, sino también apoyo espiritual, de modo que todos tengan acceso a una atención integral.

“PORQUE CREEMOS EN UN DIOS QUE ES TODO AMOR Y QUE SE INTERESA POR EL SER HUMANO EN FORMA COMPLETA, ES QUE ESTE ESTABLECIMIENTO MANTIENE SUS PUERTAS ABIERTAS PARA TRAER MAYOR FELICIDAD Y BIENESTAR A LA COMUNIDAD QUE LE RODEA. Y PORQUE CRISTO JESÚS ES EL QUE PONE EL QUERER COMO EL HACER, SEGUIREMOS SIRVIENDO A TODO AQUEL QUE VIENE PIDIENDO AYUDA”.
Miss Lois E. Hart

El CONSULTORIO BAUTISTA DE ANTOFAGASTA, tiene un convenio con la Universidad de Antofagasta, permitiendo ser un centro de prácticas para las carreras de Medicina y Enfermería hace más de 10 años. El año 2014 se firmó un nuevo convenio con esta casa de estudios, permitiendo mejorar la infraestructura de nuestras dependencias para entregar una mejor atención a nuestros pacientes, así mismo poder recibir a todas las carreras del área de la salud que imparte la Universidad. Este es un gran desafío que tenemos hacia el futuro.

Damos gracias a Cristo, por permitirnos seguir trabajando después de 49 años de servicio a la comunidad de Antofagasta, a pesar de los problemas económicos que constantemente tenemos.
Dios les bendiga

Cordialmente

MARCELO LAZCANO FLORES
CIRUJANO DENTISTA
DIRECTOR
CONSULTORIO BAUTISTA
ANTOFAGASTA

“Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.” Gálatas 6:10